Preparación de nacimiento - Guía de Maternidad
Una guía de maternidad y crianza

Preparación de nacimiento

Durante el embarazo de mi primera hija no dimensioné la importancia de la preparación para el nacimiento, si bien asistí a algunas de las clases que daba mi prestador de salud. Al final del embarazo hicimos un “curso intensivo” en el que recibimos en pocos días muchísima información sobre lactancia, cuidados del recién nacido y etapas del parto. Entonces fue ahí que comprendí la gran cantidad de información valiosa, no solo para el nacimiento, sino también para los primeros meses y etapas de nuestro bebé; son la introducción a un mundo nuevo que se nos presenta luego de que nuestro bebé nace.

Cuando transitábamos el segundo embarazo decidimos volver a prepararnos, esta vez con mayor tiempo y dedicación ya que fuimos más conscientes de todo lo que implica el nacimiento y los posteriores cuidados de un recién nacido. Incluso para acompañar a nuestra hija mayor esos días y en prepararla a ella para lo que íbamos a vivir esos días y después con la llegada de su hermano.

¿Clases de parto o preparación para el nacimiento?

El título “Clases de parto” está rodeado de escepticismo porque existen los típicos comentarios: “antes no existían, íbamos así nomás” “¿cómo te van a enseñar a parir?” “el parto te va a doler y punto” “mejor prográmate una cesárea, es más fácil” “no te pongas anestesia tiene que ser natural, es lo mejor”. Por estas falsas creencias y además toda la incertidumbre que se genera alrededor del parto es que no se le da el verdadero valor a la preparación para el nacimiento, que prefiero llamarla así y que, actualmente, en muchas sociedades de salud las llaman así, porque el parto es un acontecimiento fisiológico para el que nuestro cuerpo está preparado, pero necesita un acompañamiento adecuado y mucha información para desmitificar todos los miedos que están instalados a su alrededor. Asimismo la preparación para el nacimiento comprende a todos los nacimientos, a los que nacen por cesárea también y da a entender ese valor integral del nacimiento y de que no es solo información para el parto, sino para toda esta nueva etapa que comprende el final del embarazo y los primeros meses del bebé y la nueva familia.
La preparación para el nacimiento es un derecho

Para esta ocasión me asesoré sobre el tema con Rocío Valiero, obstetra artera y creadora de Espacio Natal que me contó que las clases de preparación para el nacimiento están determinadas como un derecho para todas las gestantes a partir de la semana 20 de embarazo, aunque algunos prestadores de salud las dan desde el primer trimestre de embarazo para ir acompañando cada etapa, sacando miedos y brindando información y los cuidados necesarios según cada trimestre del embarazo.

La educación para el nacimiento es uno de los componentes más importantes hacia el logro de un parto humanizado, que es el derecho de la gestante y del bebé por nacer, además de un objetivo sanitario del Ministerio de Salud pública. Es por esto que se establece que cada gestante tiene derecho a recibir, a partir de las 20 semanas de embarazo, cursos dirigidos a lograr un nacimiento humanizado y consciente, en el marco de los Objetivos sanitarios nacionales con un enfoque de derechos sexuales y reproductivos.

Nacimiento humanizado y consciente

La preparación para el nacimiento es un proceso que brinda herramientas e información para vivir el momento de gestación, nacimiento y post parto de manera segura y disfrutable.
Es entendible que estés muy sensible en el embarazo y que todo te preocupe y te abrume, incluso cuando ya tenés otros hijos, cada nacimiento es único y la ansiedad de separarte de tus otros hijos o n tener claro quiénes los van a cuidar esos días se suman a las preocupaciones. Pero es importante que vivas el proceso paso a paso, tratando de disfrutarlo al máximo.

Como gestante, tenés deberes contigo misma, eso es a veces lo más difícil desde el embarazo, cuidar a la mamá, cuidarse una misma para cuidar al bebé. Entre estos deberes está conocer tus derechos y recibir toda la información necesaria sobre el proceso de embarazo para que lo vivas en total armonía.
Tenés derecho a recibir el más alto nivel de cuidados en salud, que incluye una atención digna y respetuosa en el embarazo y en el parto esto está establecido por el Sistema Nacional integrado de salud (SNIS).

Tenés derecho a vivir y disfrutar tu embarazo con:
– Menor grado de ansiedad, logrando alcanzar una actitud positiva.
– Mayor asistencia al control prenatal.
– Mayor disfrute del embarazo y el parto, mejorando la calidad de vida de la mamá y la percepción del proceso.
-Tenés derecho a presentar un plan de nacimiento.
-Tenés derecho a un acompañante en el momento del nacimiento.
-Mayor y mejor participación de la pareja o el referente afectivo que elijas. Es muy importante que tu acompañante concurra a la preparación para el nacimiento y esté informado, ya que esto asegura una participación activa en el nacimiento y el apoyo hacia la mujer durante todo el trabajo de parto, brindando seguridad y mayor contención emocional.
– Tenés derecho a una adecuada respuesta a las contracciones utilizando las técnicas de relajación, respiración, alivio del dolor que hayas elegido.
– Menor duración total del trabajo de parto.
– Menor uso de fármacos en general.
– Menor incidencia de cesáreas.
-Mejor vínculo con el recién nacido y mayor aptitud para una lactancia natural.

La idea es que el proceso de embarazo y parto sea lo más armonioso posible, tanto para vos, como madre, como para tu pareja o acompañante y que el nacimiento sea humanizado y contemple los derechos de la mamá y del bebé.
Encontrar en este camino una persona en quien confiemos para hacer las preguntas que necesitemos, aclarar dudas y aliviar las tensiones y miedos se vuelve parte fundamental del proceso para sentirnos seguras. El nacimiento es el punto de partida de un mundo de nuevas experiencias en las que vamos a necesitar mayor escucha, manos que nos acompañen y validen nuestras emociones, apoyo como familia y como sociedad. Sin dudas preparar el nacimeinto es el primer contacto con el nuevo mundo de la maternidad, sea tu primera experiencia o hayas tenido experiencias anteriores siempre será una nueva maternidad/paternidad y un único nacimiento.